La respiración

respiracion

Respirar de forma correcta permite una buena oxigenación de la sangre, evita tensiones innecesarias, relaja los músculos y facilita la concentración mental.

Aprenderemos a inspirar llenando de aire la caja torácica de forma que se expandan las costillas y se contraigan los músculos del abdomen.

El ritmo de la respiración debe ir acompasado con los ejercicios.

En general, espiraremos durante la parte difícil del movimiento, esto no solo nos facilitara la acción, sino que nos ayudará a mantener el ritmo durante los ejercicios.

 

” La respiración debe ser suave, sin forzar el ritmo. Inspiraremos por la nariz y expulsaremos el aire por la boca”.

 

El centro de energía del cuerpo está situado en la columna vertebral y los músculos que la rodean (abdominales, zona lumbar y glúteos).

Los ejercicios que iré subiendo al apartado yogilates, están dirigidos a fortalecer este centro y punto de apoyo, utilizando las extremidades para controlar los movimientos.

 

“No hay que hacer esfuerzos innecesarios ni posturas incomodas”.

 

respiyoga

Inspira

Hazlo por la nariz, poniendo las manos debajo del pecho para notar cómo se expande la caja torácica.

Expira

Por la boca, al mismo ritmo que hayas inspirado. Notarás que la caja torácica se contrae. Al mismo tiempo encogeremos los abdominales.

La parte superior del cuerpo no debería encorvarse, así como tampoco deberían moverse las caderas.

 

 

“La acción es puramente muscular, no ósea”.

 

En esta modalidad de ejercicios es muy importante ser conscientes del modo en que respiramos.

Una respiración correcta permite que el oxígeno nutra los músculos que estamos utilizando y al espirar profundamente, todos los gases inservibles y las toxinas almacenadas en el cuerpo encuentran una vía de escape.

Así, cuando estas sustancias se expulsan, se nos despeja la cabeza, aumenta nuestra resistencia, se liberan los ácidos lácticos de la musculatura causantes de ciertos dolores y, lo que es más importante, nos sentimos más relajados.

 

“Al coordinar la respiración con el movimiento, mejorará nuestra habilidad para encoger los abdominales”.